Valencia instala balcones para reducir la brecha social en la vivienda social

Iniciativa de la Generalitat

Actualizado

La Generalitat se convierte en incubadora de una propuesta que permitirá amueblar los espacios exteriores de las viviendas de su parque público

Promoción de viviendas en construcción en Valencia.CEPE

La pandemia del coronavirus ha impactado en la forma de diseñar las viviendas y ha puesto de manifiesto una brecha entre quienes han vivido el confinamiento con balcones, terrazas o jardines y quienes no. “Pero hay gente que vive en un encierro permanente”. el lo dice Nuria Matarredonadirector general de Innovación Ecológica en la Construcción de la Generalitat Valenciana, un departamento que apuesta por encontrar la manera de transformar los cerramientos de vivienda pública obsoletos para crear espacios al aire libre, aprovechando la intervención de mejora que ‘van a realizar en el Parque de la Generalitat, cuyo perfil son los edificios de varias plantas, construido entre 1960 y 1980 en tejidos urbanos consolidados.

El Ministerio de Vivienda y Arquitectura Bioclimática ha formalizado el primer mercado público de innovación para «experimentar de forma concreta» la realización de balcones o terrazas que serán propuestas y maduradas por un grupo formado por la constructora AVIT-A y ARQHEA Arquitectura Studio, en colaboración con la Universidad Politécnica de Valencia y el Instituto de Biomecánica. Su propuesta, que debería tener un prototipo listo en los próximos tres meses, fue elegida tras ser evaluada por un comité de expertos y deberá pasar por una serie de etapas antes de ser probada en un complejo de viviendas de la Generalitat de Castellón. . “Debe ser reproducible, con materiales duraderos, tener un coste asequible y mejorar la respuesta bioclimática del edificio, además de ser administrativamente viable”, resume Matarredona.

los trabas administrativas, factibilidad técnica y permisos municipales Son tres obstáculos con los que se han encontrado quienes han lanzado propuestas al mercado para ganar espacios exteriores, ya sea con terrazas en voladizo o con ventanas que se convierten en balcones. Y eso es lo que tendrá que evitar este equipo con el que ha contratado la administración valencianista.

Esta primera compra pública de innovación, con una inversión de 96.000 eurostransforma la vivienda en un vivero que acompañará, junto con la Agencia Valenciana de Innovación, el desarrollo de esta idea en una forma de colaboración público-privada poco explorada por las administraciones pero que supone «compartir los riesgos para encontrar solución a un problema con el que queremos terminar impulsando el desarrollo de tejidos innovadores”, explica el director general.

La contratación pública de innovación «no es un concurso de ideas ni ayudas a proyectos de I+D» sino una herramienta para animar al sector privado a crear una propuesta que no existe, por tanto libre de patentes comerciales o copyright corporativo, para solucionar problemas estratégicos de la Administración, garantizando un cliente de referencia.

Este proyecto constará de dos fases: en la primera se desarrollará a escala de laboratorio la solución propuesta por la empresa y, una vez evaluada su viabilidad técnica, económica y urbanística, se pasará a una segunda fase en la que se se construirá para evaluar el impacto de la comodidad de los residentes en el hogar.

Las Comunidades Autónomas han probado esta fórmula de compra de innovación con sus servicios de salud, pero aún no se había aplicado a la vivienda. “Es un paso más. Muchas comunidades estamos revisando nuestra normativa de habitabilidad porque somos más conscientes del impacto de los espacios en los que pasamos el 90% de nuestra vida”, testimonia Matarredona. En efecto, el País Vasco incluye subvenciones hasta 5.000 euros para propietarios que abren balcones o terrazas en sus edificios si es posible. La novedad que incluye la Comunitat Valenciana es que los primeros en beneficiarse de estas ideas serán aquellos usuarios que hayan obtenido vivienda de protección oficial, cuyo perfil sea de bajos ingresos y sin posibilidad de acceder a otras soluciones habitacionales”, explica Matarredona.

Según los criterios de

El proyecto de confianza

Saber más

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.