Una Copa para intercambiar sueños en A

Butarque objetivos de tráfico en B. El verdadero deseo de la temporada es salvar una categoría, la Segunda División, a la que el Leganés Regresó tropezado con las desgracias de Primero. Por eso, para el conjunto de pepino, el Copa del rey fue un invierno Ya visto de recuerdos que temblaban nostalgia. Frío en el alma sin una chispa de calor futbolístico que meterse en la boca tras una primera parte de Caminar. La defensa local dio los tres dulces hombre sabio diablos que ha desplegado el txuri-urdin sobre el césped de Butarque: Oyarzabal, Isak Y Januzaj. Abuso de poder. No fueron los únicos crímenes de la tarde.

El Cierto perpetró desfalco de balón, tráfico de ocasiones y exceso de autoridad mientras el Leganés rezaba a los suyos Juan Battista que estás en el cielo. La batalla aérea del carnero superpuesta a los milagros del gol. Iván ejerció su ‘Villarato’ para sostener la fe que había expulsado Juan Muñoz. Sus dos goles a lomos del espíritu ofensivo del intercambio naftí lo estaban, a causa de una sanción tan protestada a los desesperados Mateu Lahoz, como innecesario e insuficiente moral en la Copa, pero esperanzador en Liga. La única forma de que Butarque se recupere sin nostalgias y vuelva a traficar sueños en A.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.