UGT pide un fondo público para salvar a quienes no puedan pagar la hipoteca por la subida del euríbor

Actualizado

Pide al Gobierno que utilice parte de la recaudación del futuro impuesto bancario para crear un fondo de 450 millones

Nadia Calviño, Vicepresidenta Primera, y Christine Lagarde, Presidenta del BCEComisión Europea

los Banco Central Europeo (BCE) está endureciendo su política monetaria en un intento de contener inflación -dado que su mandato es velar por la estabilidad de precios- y, para ello, se espera que este jueves suba los tipos de interés en 50 o 75 puntos básicos hasta el 1% o el 1,25%, medida que provocará una aumento en el costo de los préstamos e hipotecas bancos y eso dejará mucho hogares con problemas para pagar su cotización.

Para evitarlo, UGE pidió el miércoles al Gobierno que establezca un fondo público para «salvar» familias que tienen dificultad para pagar la cuenta al banco. No tienen un cálculo de cuántas personas podrían tener problemas para hacer frente a su deuda, ya que depende de si las tasas suben, entre otras cosas, pero ya pensaron en cómo se podría financiar eso.

Según sus estudios, el fondo podría dotarse de unos 450 millones de euros que pueden ser recogidos en el futuro impuesto bancario que el gobierno anunció en julio y podría ser aprobado para 2023. Pepe Álvarez, secretario general de UGT, ha recordado este miércoles que una familia que tiene una hipoteca de 200.000 euros a 25 años ya ha sufrido una aumento de la cuota de 150 euros, que aumentará a medida que aumenten las tasas de interés.

“Somos plenamente conscientes de que hay una parte importante de las hipotecas que se han firmado con interés fijo y lo que otros tienen interés limitadopor lo que los montos de recursos necesarios para atender esta solicitud no son grandes, lo hemos estimado en unos 450 millones de euros”, explicó.

Sin embargo, no quiso dar más detalles sobre cómo debe articularse este instrumento ya que prefiere que el gobierno lo conozca primero. Sin embargo, señaló que algunos límites de volumen de ingresos e hipotecas para acceder al rescate. “Se trata de ayudar a las familias de clase media y trabajadora, como decimos ahora, la parte de la sociedad que tiene hipotecas, porque las clases bajas pagan renta en general. Eso tranquilizaría a la gente».

Su juicio llega después de la euríbor cerró el mes de agosto en un 1,25%, el valor más alto desde mayo de 2022, y tras lo que va de 2022, el índice referencial de hipotecas variables ha registrado la mayor subida anual de su historia, al subir más de 1,72 puntos porcentuales en tan solo ocho meses, tal y como destaca este miércoles el comparador de productos financieros HelpMyCash.

Para los próximos meses, los analistas de la firma esperan que siga subiendo y creen que incluso «No sería descabellado que en diciembre se acerque al 3%”; aunque “todo dependerá de cómo se desarrolle la economía europea y de si el BCE vuelve a subir tipos en 2022 o lo hace dos veces en las reuniones de octubre y diciembre”.

impuesto bancario

Mientras que la subida de los tipos de interés parecía aliviar la cuenta de resultados de los bancos, el Gobierno anunció este verano su intención de aprobar un «impuesto excepcional a las grandes entidades financieras», que gravará una 4,8% de comisión e interés cobran a sus clientes. Este impuesto solo se aplicará a las entidades que hayan embargado más de 800 millones de euros en 2022 en concepto de intereses y comisiones.

El impuesto, junto con el que pretenden aprobar para las empresas energéticas, permitirá al Estado recaudar 7.000 millones de euros en los próximos dos años, 3.500 millones por año, calcula el ejecutivo.

Los impuestos anunciados ya han sido objeto de controversia. A medida que avanzaba este diariola Empresarios europeos Business Europe notificó por carta a la Comisión Europea las intenciones del Ejecutivo y advirtió que el aumento de la presión fiscal sobre los bancos «podría afectar la estabilidad financiera y la solvencia» y más si se trata de impuestos que se fijan en unos países y en otros no. Alemania y Francia, por ejemplo, se han resistido hasta ahora a impuestos de apoyo como los anunciados por Sánchez, aunque Italia, Polonia, Rumanía y Hungría ya han superado a España, según el observatorio de la patronal europea.

Ese mismo miércoles, el Agrupación Europea de Caisses d’Epargne (ESBG, por sus siglas en inglés) también advirtió que si se aplica el impuesto bancario elaborado por varios países europeos, el sector reducirá «más» su capacidad de financiación empresas y personas que, en un contexto de inflación creciente, pueden necesitar un mejor acceso al crédito. «Dans le contexte actuel d’inflation élevée et de ralentissement économique et avec la possibilité d’une récession imminente, il est plus important que jamais que les caisses d’épargne et les banques de détail préservent leur solvabilité», ont-ils insisté dans una nota.

La asociación asegura que estos impuestos sectoriales son «discriminatorio e injustificado«, porque el aumento esperado en las tasas de interés no debería generar ganancias extraordinarias en el sector bancario e incluso puede disminuir si la morosidad comienza a aumentar. De hecho, las subidas de tipos son «simplemente» una vuelta a la «normalidad tras muchos años de muy baja rentabilidad por el entorno de tipos de interés negativos», lo que, a su vez, también ha afectado negativamente a la rentabilidad que perciben los accionistas.

Según los criterios de

El proyecto de confianza

Saber más

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.