Supercopa de España: El Clásico se viste de blanco

Si el campeonato de este sábado y la trayectoria de Real Madrid y Barça son un indicativo de lo que nos puede deparar el Clásico de Riad de la Supercopa la semana que viene, ese clasico pinta un color, blanco. El polémico pero contundente 4-1 del Real Madrid unido al pinchazo del Barça, también en el tramo final, en Los Cármenes, amplía aún más el cuadro de favoritos con el que el Real Madrid acudirá a Arabia Saudí. El razones para sonreir (ese combo Benzema-Vinicius demoledor, el insuperable Coutois, la lucidez de Modric…) mientras que al otro lado del puente aéreo todos dudan (Las lesiones de Eric y Araújo, la telenovela Dembélé…) pero Ancelotti no se fía del todo. “En teoría somos favoritos y luego está la práctica, la práctica es la yerba, que es donde tenemos que demostrarlo…”.

ser desconfiado de Carletto Cierto o truco para el público, es cierto que Real Madrid y Barça son ahora mismo dos mundos distintos.

Un océano de puntos sobre la mesa

Con los resultados de este sábado, el Madrid vuelve a estar a 17 puntos de distancia, incluso con otros dos partidos disputados. La distancia en la Liga es increíble y el Barça se pegó un tiro en el pie en Granada en su lucha por la Champions. Y podría ser peor al borde de la desalineación. Xavi fue muy claro en Granada: «Me voy enojado». El técnico, que debutará en Riad como técnico en el partido más importante del planeta, no se ha puesto la ropa de abrigo: «Estos son nuestros errores, como en Pamplona». En Madrid, sin embargo, reina la felicidad tras haber reparado los desperfectos del Coliseo. Sigue dependiendo de sí mismo para ganar el título. Aguas tranquilas antes de viajar a la Península Arábiga.

“En teoría somos favoritos y luego está la práctica, la yerba, que es donde tenemos que demostrarlo”


Carlos Ancelotti

La enfermería del Barça, a rebosar

El Real Madrid se presentará en el estadio Rey Fahd en un estado casi perfecto de revista, con solo dos jugadores prácticamente condenados al ostracismo por problemas de salud (Mariano y, por ahora, Bale) y la duda de si Jovic sigue siendo positivo. Por el contrario, Ancelotti incorporará a Carvajal. El once blanco de gala… y Xavi rascándose la cabeza a ver cómo resuelve su defensa. Eric García faltará seguro y queda por ver qué pasa con Araújo tras la operación de la mano. Un guardabarros poroso y ahora roto en el centro. Tampoco está claro si llegarán y cuántos jugadores clave desaparecidos intentará el Barça sumar a la causa (Ansu Fati, parado desde el 2 de noviembre, y Pedri, positivo por COVID y también parado desde el 29 de septiembre). Ni siquiera sabes con certeza si podrás registrarte Ferrán Y En qué estado estarás tras el contagio de coronavirus nada más aterrizar en Barcelona

El «factor Courtois» es un seguro de vida

Aunque Ter Stegen está reapareciendo, todas las luces en la puerta del Clásico apuntan sin referencia al estado de forma de Courtois. Sólo 18 goles encajados en 21 partidos y actuaciones brillantes como, de nuevo, ante el Valencia. Paradas de penalti del 4-1 de Guedes, pero la suerte del valenciano es que llegó el rechace y pudo marcar. Pero nos queda la marca de calidad del belga. Tiburón No encaja más de un gol en un partido desde el 3 de octubre en Cornellà y arrastra una temporada récords de paradas importantes, que muestra tu gran momento y lo que estás consiguiendo para prolongarlo. En el Clásico del Camp Nou ya fue red de seguridad del Madrid.

Courtois detiene un disparo del Valencia.

Benzema-Vinicius-Asensio… contra Luuk de Jong

Ancelotti ha encontrado un tridente que le funciona, con Vinicius imparable y Benzema que marca como nunca (entre ellos se suman 36 de los 62 goles de los blancos, el 58 por ciento del equipo) a los que parece sumarse Marco Asensio. Los dos jugadores más decisivos de la Liga han encontrado pareja en la banda derecha con Baleares. “A mí también me gusta cómo es Rodrygo”, añadió ayer Ancelotti. En el código culé, es casi lo contrario. El MVP del equipo es un jugador que también destacó al dejar el equipo en enero. La fuerza y ​​los goles de Luuk de Jong funcionan mejor que la sutileza del estilo teórico de Xavi. El gol del holandés en Mallorca y también el del Granada fueron cuatro puntos imprescindibles, pero fue el único. Y en Riyadh le tocará jugar las habichuelas contra Alaba y Militao, el otro dueto que sobresale en las filas de los blancos.

El valor de la experiencia

este modrico Lo que parece mejorar o, al menos, no empeorar ni un ápice a sus 35 años es todo lo contrario de la nueva cara de este Barça, en manos de los jóvenes de la Masia aún no probados en los Clásicos. Una juventud que puede conducir a errores fatales, como le pasó a Gavi en Los Cármenes con su roja. Modric, Kroos y por detrás Casemiro ante la resistencia de novatos como Nico, Jutgla, Abdé y el resto de las tropas canteranas. Además, el Real Madrid tiene la experiencia (incluso con Koeman en el banquillo) de una victoria relativamente cómoda en el clásico del Camp Nou…

Xavi, en algún momento del partido en Los Cármenes.

‘Carletto’ tiene el sistema rodado, Xavi, no

El duelo táctico vuelve a dar ventaja al Real Madrid. Mientras Xavi sigue intentando que el Barça sea el equipo que quiere, con buenos momentos de juego alternados con alarmantes debilidades en los tramos finales (Gol del Bético Juanmi en el 79′, el de Chimy Ávila en el 86′, Puertas en el 89’…), el Madrid viaja a velocidad de crucero. Tras la derrota de Cornellà, Ancelotti firmó el 4-3-3 y de ahí nadie le baja. Le está dando resultados, los veteranos interpretan el libreto que se saben perfectamente de memoria y que los jóvenes saben Fábrica desaparecieron, pero El Madrid es fiable, con esa racha de 15 partidos sin perder solo truncada en Getafe.

Xavi, en cambio, desde su reconocible 4-3-3 se vio obligado a tapar triunfos épicos como el de Palma («Es oro, somos una familia») a pesar de su equipo no logra ganar dos juegos seguidos. Regularidad blanca, irregularidad del Barça.

Ousmane Dembélé, un culebrón sin resolver.

La telenovela Dembélé no ayuda

El Barça llegará al Clásico teniendo que lidiar con factores externos desfavorables. Especialmente que su jugador más desequilibrado, como Ousmane Dembelé, está literalmente en el mercado. Xavi apostó por la renovación desde su propia presentación, pero cree que ya no puede ayudar. El francés puede negociar libremente con alguno de sus pretendientes (PSG, Bayern…), se presentará en Arabia sin adelantar a su futuro y está una situación inestable justo cuando el Barça necesita ilusión o, al menos, estabilidad con sus estrellas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.