Riesgos del uso excesivo de antibióticos en la infancia

Los antibióticos son medicamentos esenciales que han salvado millones de vidas, pero últimamente no se usan bien. El principal problema es que existe un abuso en su consumo, lo que conlleva el peligro de aparición de patógenos resistentes a los medicamentos; es decir, bacterias que no podrían ser eliminadas con fármacos, aunque previamente fueran susceptibles a ello.

En los niños, una serie de pautas para que la administración de antibióticos no sea un riesgo para ellos ni para los demás. Por ejemplo, la Organización Mundial de la Salud (OMS) ha declarado que la resistencia a los antimicrobianos (incluidos los antibióticos, antivirales, antifúngicos y antiparasitarios) es una de las mayores amenazas para la salud mundial porque compromete el éxito de los procedimientos terapéuticos que implican un riesgo infeccioso.

¿Para qué sirve un antibiótico?

Los antibióticos son medicamentos que se usan para combatir infecciones causadas por ciertas bacterias. Entonces, no son eficaces contra los virus. En el caso de los niños, la mayoría de los procesos por los que pasan son víricos, por lo que no estaría indicado un antibiótico. Ni la fiebre, ni la gripe, ni el resfriado común se tratan con antibióticos.

Son drogas más poderosas y no deben usarse a la ligera. Por esta razón, siempre están sujetos a prescripción médica y, por ley, no se pueden comprar sin receta en la farmacia.

Uso correcto del antibiótico

“Aunque no hay datos nacionales oficiales sobre el consumo pediátrico, sabemos por varios estudios que el consumo de antibióticos en España es mayor que en el resto de países de nuestro entorno”, Alertas Dra. Rosa Albañil, coordinadora del grupo de patología infecciosa de la Asociación Española de Pediatría de Atención Primaria (AEPap).

Son datos preocupantes porque, si bien es cierto que, gracias a las campañas de concienciación sobre la salud, el uso de antibióticos ha disminuido, sigue siendo uno de los más altos de la Unión Europea.

Así, la AEPap recomienda lo siguiente con respecto a la administración de antibióticos a los niños:

  • No utilice los restantes. Antibióticos sobrantes que los restos de cualquier proceso deben ser desechados, llevar el envase a un punto SIGRE de una farmacia para su reciclado y evitar contaminaciones.
  • Dosis y direcciones marcadas. Es muy importante seguir la dosis, las indicaciones y el tiempo recomendado por el médico en cuanto a la administración del antibiótico.
  • No suspender cuando aparezcan los síntomas. El antibiótico debe continuarse durante el tiempo que indique el pediatra, incluso si los síntomas desaparecen antes (a menos que el médico le indique lo contrario).
  • Informe los efectos secundarios a su médico. Los antibióticos son medicamentos seguros, pero en algunos casos pueden causar efectos secundarios o incluso alergias. Estas situaciones deben ser comunicadas al médico para que indique el procedimiento a seguir.

Además, debe almacenarlos adecuadamente (algunos deben refrigerarse) e intentar administrar la dosis exacta con la cuchara o los dispositivos que contienen el medicamento.

¿Qué pasa con la automedicación?

Hay determinados fármacos que tienen un cierto grado de autonomía para el paciente. Por ejemplo, si el niño tiene fiebre, se le puede dar un analgésico o un antipirético aunque el pediatra no lo haya indicado en este caso concreto. Este no es el caso de los antibióticos.

Nunca podremos hablar de automedicación responsable con estos fármacos. “Elegir cuándo prescribir un antibiótico y cuándo no, así como seleccionar el antibiótico más adecuado para cada caso requiere mucha formación y experiencia, por lo que nunca son aptos para la automedicación”, subraya Eva López, farmacéutica y socia del Grupo de Pacientes y Ciudadanos de la Sociedad Española de Farmacéuticos de Atención Primaria (SEFAP).

El experto señala cómo El uso inadecuado de antibióticos ha provocado infecciones bacterianas que antes se curaban fácilmente y ya no se tratan. “Si no hacemos un uso correcto de los antibióticos, en unos años mucha gente podría morir por infecciones que actualmente son curables”, insiste Eva López.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.