Primer viaje en AVE a Creta: Renfe estrena hoy su servicio para perros grandes

Actualizado

Probamos el servicio con un perro de 35 kilos en la línea Madrid-Barcelona

El perro, durante su viaje en el AVE

Creta es un labrador retriever, tiene tres años, pesa casi 35 kilos y es la primera vez que viajo en AVE. De hecho, es el primer perro de más de 10 kilos en viajar en tren de larga distancia. Hasta el momento no han sido podados por su peso, pero hoy Renfe inicia un proyecto piloto para que los perros grandes puedan viajar. Una experiencia pionera que decidimos probar.

la perra está al límite para poder hacerlo, que son 40 kilos. Renfe probará la experiencia hasta diciembre y la idea es que, si este proyecto piloto funciona, se pueda extender a otras rutas. Actualmente, solo hay tres frecuencias diarias en el AVE Madrid-Barcelona (tres de ida y tres de vuelta).

Creta llega a la estación de Atocha, en Madrid, para comienza tu viaje en Barcelona. Animal y dueño vienen con los deberes hechos: con vacunas en regla, documentación y declaración responsable firmada. El perro llega a pie y con sus necesidades hechas, para evitar problemas dentro del coche, ya que son dos horas y media de trayecto.

kit de perro

Salimos media hora antes de la salida del tren para que el personal de la estación regalanos nuestro kit canino: Un cojín y una funda de asiento. Solo hay dos plazas para perros en cada tren. Están dentro del mismo vagón, para evitar molestias a los demás pasajeros, y el lugar para el perro está al principio del mismo.

“Es algo en lo que estábamos trabajando. En Renfe intentamos adaptarnos a las necesidades de nuestros clientes y ver qué Era una demanda creciente«, explica Santiago Fernández Varea, Director de Experiencia de Cliente de Renfe y una de las personas que han trabajado en esta iniciativa.

En el tren

Se percibe que el personal encargado de atender este nuevo servicio tiene experiencia en el trato a los animales. El embarque es normal: se pasan las pertenencias por la cinta de seguridad, se presenta la documentación en la entrada y el animal desciende por la rampa mecánica hasta la pista.

El coche que nos han asignado está lleno de gente: la mayoría trabajando, otros durmiendo… y Creta se convierte en la estrella. Esto no parece molestarla ya que los pasajeros que pasan la saludan, la acarician y le toman una foto… «Ni siquiera sabía que había un perro delante», comenta un viajero. Él trabaja y piensa que este servicio es una buena idea. «Los transeúntes son más molestos que el animal», explica.

El perro debe ir sujeto, pegado a su asiento y con bozal y bajo la vigilancia de su dueño. No puedes caminar por los pasillos o cambiar de auto, en el que una persona (aparte del controlador) con experiencia en el manejo de animales se mueve en caso de un problema. La mayor parte del viaje a Creta es tumbados en la esterilla que nos dieron, con agua. Solo ladra cuando pasa el carrito con las bebidas. Al final del viaje, otra pasajera que tiene una mascota le da un premio “porque no ladró nada y se portó muy bien”, dice.

El punto más problemático es la bajada del tren.. También hubo problemas para levantarla, pero en el andén de la estación de Barcelona-Sans, el espacio entre el coche y el andén es demasiado grande y el perro se asusta. Tiene miedo de caminar y no quiere bajar.

Aterrizaje

Pedimos el servicio que atiendo para ayudarnos con la rampa para sillas de ruedas. Este servicio, explica quien nos acompaña, “lo damos a los usuarios que lo necesitan, pero no es para mascotas”, especifica. Tenemos claro que volveremos a pedir el servicio para embarcar y desembarcar de camino a casa.

Premio

El precio del billete para Creta es de 35 euros, a los que hay que sumar el del pasajero, que varía según la ruta, el día, la hora, la afluencia… Los perros de menos de 10 kilos pagan 10 euros. “Es más caro porque nosotros ocupamos un asiento y el perro otro, no es como cuando llevamos un transporte, que no ocupa asiento”, explica Fernández Varea, quien especifica que “se están estudiando variables tarifarias en función de la ruta, porque los hay más cortos, otros más largos…».

Facilitar el transporte ferroviario de grandes animales de compañía era una demanda creciente, sobre todo porque en España ya hay más familias con animales de compañía que con niños pequeños. Este proyecto se desarrollará del 15 de septiembre al 15 de diciembre. «El aumento de la presencia de animales de compañía en los hogares españoles hace que éstos estén mostrando un crecimiento muy importante de forma continuada”, Lo explican desde la consultora Nielsen. El sector facturó en 2022 más de 1.300 millones de euros, solo en comida para mascotas.

Según los criterios de

El proyecto de confianza

Saber más

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.