Oyarzabal rompe la racha negativa de la Real

Tenía que ser Mikel Oyarzabal. No podía ser otro para acabar con la extraña racha de la Real Sociedad en Liga. No ganaba desde el 7 de noviembre del año pasado, hasta que consiguió vencer por la mínima al Celta de Vigo, con gol, eso sí, del capitán del Eibar. Ganaba quien más lo merecía. Y esto no es un tópico, es que si el conjunto vigués no lanza un solo tiro en todo el partido en los tres palos, si no es capaz de generar una única ocasión clara de gol, es imposible pensar que pueda llegar. el gol de la victoria en Anoeta. Y la Real quería la victoria, porque se fue sin miramientos y con argumentos. El Celta dominó territorialmente, dominó el balón y dominó las disputas, ganándolas prácticamente todas. Por eso parece mentira que acabara sufriendo tanto para llevarse los tres puntos, que no pidiera ganar con más diferencia. Mejor la Real, dirigida por un Oyarzabal que empieza por la izquierda, juega de centro y remata por la derecha. Y en todos los puestos aportó. Y lo que es más, marcó el gol de la victoria. Se podría pedir un poco más. La Real renace ante un Celta que poco se parece al que ganó hace una semana en Villamarín. Solo un punto negro en la victoria, la lesión de Isak. Cojea, actualmente sufre un esguince de tobillo, pero hay preocupación y le harán más pruebas. Romper la racha solo costará demasiado.

Imanol Alguacil sorprendió a todos con la titularidad de Rafael Alcántara, que debutó ante un Celta en el que llegó a brillar y que llegaba al Real Arena con la guinda de su último triunfo en el campeonato al Benito Villamarín. Quizás su presencia en el once fue un poco forzada por la derrota de David Silva en el último minuto, porque Imanol dijo el miércoles que físicamente no estuvo ni para los 45 minutos. Pues bien, el brasileño jugó más de 45 minutos, marcando una actuación más que ordenada, relacionándose bien con sus nuevos compañeros y dejando detalles más que esperanzadores de todo lo que puede dar a la Real Sociedad, como ese centro por la izquierda. marcar un gol, o su llegada desde la segunda línea y tocar el gol en la segunda mitad.

La puesta en escena de Rafinha fue más que interesante. Y contribuyó decisivamente a la necesaria victoria de una Real Sociedad superior al Celta, que aunque no necesitó hacer nada extraordinario para volver a ganar la Liga, sólo necesitó una buena primera parte y una cuidada segunda parte. Porque el conjunto vigués no disparó entre las tres poses en todo el partido. Su problema es que si no aparece Iago Aspas, en ataque no aparece el Celta. Y el inicio de la broma fue muy bien defendido por Robin Le Normand. Los de Coudet no hicieron daño a la defensa de la Real, y además dieron demasiadas facilidades en defensa, porque prácticamente todos los centros han sido rematados por los donostiarras. Por tanto, es muy difícil atacar el campo de un equipo como la Real, aunque lleve mucho tiempo sin conocer la victoria y la sensación de tener más dudas de las necesarias por el juego que muestran en cada partido.

Una vez más, ha aparecido al rescate de su Real el jugador que nunca le defrauda y que está a punto de convertirse en leyenda. Mikel Oyarzabal rompió el fuera de juego con un pase largo a la espalda de la defensa del Celta y, aunque dudaba de por qué esperaba que el asistente de Cuadra Fernández no levantara la bandera, tuvo la suerte de que su disparo detenido por Dituro se quedó franco en el rebote, y el segundo no falló El gol del Eibar vale oro, porque permite a los realistas recuperar la victoria, siempre por la mínima, como todas las que ha logrado en Liga esta temporada ante su afición. Aunque parece mentira que la Real no haya ganado con más facilidad y comodidad. Porque sobre el gol de Dituro llegó hasta otras once ocasiones, algunas transformadas en ocasiones clarísimas, como los remates al larguero de Merino y fuera de Rafinha con todo a favor, y otras entrando en la portería del Celta, como el gol anulado por el VAR de Aritz a Elustondo. Están acostumbrados en las gradas del Royal Arena a sufrir más de lo necesario esta temporada para ganar, por lo que la explosión de alegría fue tremenda cuando se anunció el final del partido. Pero sufrir es un dicho, porque aunque el Celta levantó las líneas en el tramo final y apretó algo en la final, la realidad es que no tuvo ninguna ocasión clara en todo el partido, más allá de un remate al costado de la red. Aspa a la venta. Demasiado poco para merecer algo. Ganaba quien más lo buscaba. A veces el fútbol tiene un poco de justicia poética.

Cambios

Para tu (38′, Isak), Nolito (57′, Franco Cerví), Gurids (77′, Rafinha), Julio Lobete (77′, Januzaj), Zaldúa (77′, Gorosabel), Thiago Galhardo (79′, Denis Suárez), Martín Zubimendi (87′, Ander Guevara)

Objetivos

1-0, 12′: Oyarzabal

Tarjetas

Árbitro: Guillermo Cuadra Fernández
Árbitro VAR: Xavier Estrada Fernández
santos mina (29′, Amarilla) Para tu (42′, Amarilla) Elustondo (63′, Amarilla) Cuchillas (71′, Amarilla) Thiago Galhardo (72′, Amarilla) Merino (90′, Amarilla

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.