Montero frena subida del impuesto al diésel esta legislatura: «Ahora no es el momento»

Actualizado

El titular de Hacienda asegura que «no es el momento de lanzar una nueva fiscalidad» en la materia y de completar la legislatura sin igualar el tipo de gravamen del gasóleo y la gasolina

María Jesús Montero, Ministra de Hacienda y Administraciones PúblicasJOSÉ LUIS ROCA

La guerra en Ucrania -y todas las consecuencias económicas que se derivaron de ella- ya se pospuso el pasado mes de marzo, porque ¿Cómo dije este periódico?la gran subida de impuestos María Jesús Montero, Ministro de Hacienda y Función Pública de España, que pretende acometer antes de que finalice la legislatura. Hacienda decide entonces esperar a que pase el temporal y la alta inflación que azota a Europa, y de facto a España, para dar un respiro al bolsillo nacional. Sin embargo, la tormenta está empeorando.

El titular de Hacienda no sólo quería aumentar el impuesto a los combustibles -medida que contó con el apoyo de importantes organismos internacionales-, como el FMI, «en España hay sitio», han apuntado, sino también eliminar el privilegio fiscal del que goza el gasóleo frente a la gasolina. Es la diferencia en la carga fiscal que tienen los dos hidrocarburos lo que hace que el diesel sea generalmente menos costoso en la bomba.

Siendo así, y pese a que este punto en materia fiscal ya se sospechaba en 2022, desde la Moncloa entienden que «no es el momento más adecuado», negándose así a incluirlo en los presupuestos generales del Estado quienes serán aprobados para el próximo curso. Así lo ha confirmado esta mañana la propia María Jesús Montero en su entrevista con el estar en cadena“No es el momento de lanzar una nueva fiscalidad en este sentido”, precisó.

Esta ventaja fiscal, que existe «desde hace casi un siglo», subrayan fuentes del sector de hidrocarburos a EL MUNDO, ha sido objeto de debate por parte de varios ejecutivos a lo largo de la historia. «Ya en tiempos de Aznar nos encargaron un informe para dar nuestra opinión y nos dijimos que estábamos de acuerdo en cumplirlo, que tiene sentido”, subrayan. Las mismas fuentes aseguran que ninguno de los sucesivos gobiernos desde entonces “se atrevió” a emprender esta reforma en vista de lo que resultaría de ella”impopular«para los usuarios de vehículos diésel. En vísperas de un año repleto de compromisos políticos, la realidad es que Moncloa acabó abandonando una medida que estaba a punto de incluirse en los Presupuestos Generales del Estado en 2022 -fue detenida por el PNV- y esto, la propia Ministra, vino a cuantificar, ya prometer ante el Ejecutivo comunitario.

Esta diferencia de tributación tiene su origen en el uso que se hacía del gasóleo en el pasado. Hasta que Europa empezó a fabricar coches propulsados ​​por este combustible, sólo lo utilizaba el sector profesional. “No se explica que una persona, dependiendo del auto que tenga, pague más o menos impuestos. En nuestra opinión, estos deberían ser los mismos. De la misma forma, se debe deducir el uso con fines profesionales, no solo el diésel, pero también gasolina», apuntan.

La medida, que afectará más a las clases bajas y medias, lleva tiempo generando diferencias dentro del gobierno. El pasado mes de febrero, el Ministerio de Agricultura intentó frenarlo aludiendo a que los combustibles se encontraban en niveles históricos, por lo que un aumento de este tipo solo provocaría mayores dificultades en sectores clave como el transporte, los taxistas y los agricultores. . . El objetivo de la subida no es otro que acelerar la transición verde penalizando a los españoles que opten por consumir este tipo de combustible.

Según los criterios de

El proyecto de confianza

Saber más

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.