Los Lakers se disparan en el pie

LeBron James cumple hoy 37 años, en su decimonovena temporada en la NBA, con (literalmente) más tiempo para vivir en la Liga que fuera. Se suma su longevidad, una lucha contra la lógica de la que sigue saliendo victoriosa, una última (¿penúltimo?) gloriosa interpretación de una carrera enciclopédica, de leyenda. Por primera vez en su carrera, LeBron superó los 30 puntos con más del 50% de tiros en seis juegos consecutivos.. Los Lakers han ganado solo uno, en Houston y un día antes del colapso de Memphis (104-99) que evita que LeBron apague las velas con una sonrisa. Anotó 37 puntos, tomó 13 rebotes y brindó 7 asistencias. E igualó su límite personal de 3 puntos, 8 de 14 intentos., una marcha que llega por tercera vez y a la que no llega desde 2022. Pero los Lakers han perdido, una vez más, al no poder tener dos alegrías seguidas. Y tienen 17-19.

En el lado negativo y todavía quedan muchas semanas sin Anthony Davis. Y espero con ansias a Ariza, Nunn y también a Reaves que jugó muy bien cuando él jugó. Cualquier cosa que valga la pena esperar en un estado tan precario. Siempre con problemas, siempre inconsistentes, los Lakers avanzan con más riesgo de ser excluidos de los playoffs que de estar entre los aspirantes. Al menos, hasta que veamos qué pasa entre ahora y el cierre del mercado el 10 de febrero. Pero la formación de la plantilla y la distribución salarial hacen que sea muy difícil imaginar cambios atronadores para lo más destacado de la temporada. Un equipo frustrante, al que siempre le pasa algo. Cuando no está en competencia directa, se ahoga en colapsos decisivos. Cuando dispara, no se defiende. Cuando defiende suma demasiadas pérdidas … Siempre pasa algo, siempre hay una razón, un par de excusas a tu alcance.

Los Lakers jugaron casi tres cuartos completos a muy buen nivel ante un rival muy duro. Llegaron a 14 en un tercer cuarto en el que anotaron seis triples. Tenían la daga en la mano … y se desmoronaron. Dejaron a los Grizzlies enganchados al juego en el último tramo de ese tercer cuarto (cerrado en 78-83) y concedieron una racha de 12-0 (de 87-92 a 99-92) en el último tramo en casi cuatro minutos. ya dejados en cuidados intensivos. Sin embargo, al final tuvieron opciones: Westbrook falló una bandeja, LeBron un triple y una penetración, Jaren Jackson bloqueó a Bradley … y, en el último ataque y nuevamente dentro de tres (un juego con tres opciones de anotar fallidas) si lo mismo. emboló y le dio el balón a Tyus Jones. Posteriormente, Bane fue sentenciado por la línea de personal (104-99).

Los Lakers sumaron 18 derrotas, y ese fue su centro a pesar de sus 15 triples. sí lanzaron 8 tiros libres … pero 29 para los Grizzlies. Solo Ja Morant disparó 12, cuatro más que todos sus rivales. Carmelo Anthony no tuvo el gol esta vez esta vez 24 horas antes, en Houston, Monk estuvo bien en la ofensiva nuevamente, Stanley Johnson en la defensa y Russell Westbrook (16 + 10 + 12) encadenó su tercer triple doble consecutivo. tú hacesDe modo que? Dwigth Howard volvió a jugar, dio solidez, pero no salió al campo en el último cuarto. Y otro gran juego de LeBron ha quedado en el camino de un equipo que es una contradicción continua. Malik Monk dijo: «Odio decir cosas así, pero todavía somos un equipo nuevo que intenta encontrar su lugar. Esta mierda es frustrante, necesitamos tener más cohesión como equipo, encontrar soluciones“El tiempo se acaba, el mercado se acerca y para creer en estos Lakers es cada vez más necesario creer también en la magia.

Los Grizzlies (22-14) son en cambio cuatro del Oeste, los mejores de todos los demás, el lote bastante amorfo que sigue a Warriors, Suns y Jazz. La gente de Tennessee siempre compite … y casi siempre gana. Esta vez estaban contra las cuerdas, pero fueron salvados por su jugador franquicia, un Ja Morant que está disparando hacia el All Star. El base agarró a su equipo primero, agarró el juego primero y luego lo tiró, con dos triples seguidos (93-92 a 99-92) y acción decisiva en la recta final. Terminó con 41 y 10 rebotes, un 6/7 en triples y bien acompañados por Bane (20 puntos), Jaren Jackson … aún sin Dillon Brooks, los Grizzlies siguen acumulando victorias y se mantienen unidos golosinas como éste, con una remontada incluida en la que bastaba un arranque de enfado en el último cuarto. Más que suficiente contra un oponente cuyos pies son puro barro. O ni siquiera eso.

Los Suns y Jazz no faltan

Mientras los Lakers deambulan como una banshee Los Suns siguen ganando partidos y piensan en el asalto al ring que se les salió de las manos en las últimas finales. Después de dos derrotas consecutivas, cosa extraña, venció por completo al OKC Thunder en el tiro a pesar de mantener con vida a los invitados hasta un clave de cuartos de final (30-16, final 115-97). Devin Booker anotó 38 puntos, 7 rebotes y 5 asistencias con 6/12 triples. Una de las grandes noticias para la gente de Arizona es la aparición de Jalen Smith, quien está teniendo buenos minutos en una rotación interna muy necesaria que se queda sin DeAndre Ayton. Smith, un draft específico número 10 (2022) hedor, está encontrando su lugar (esta vez 12 puntos y 14 rebotes).

Incluso en otro simple juego a priori, Jazz, el tercero en disputa en Occidente, no falló. Los Blazers son zorros y su defensa transparente apenas resistió a un oponente que llegó a 120 puntos sin forzar el coche y sin Donovan Mitchell: 105-120 final con 22 puntos y 14 rebotes de Rudy Gobert, 15 puntos cada uno para Conley y Bogdanovic y gran partido de los suplentes de Quin Snyder (21 + 6 Rudy Gay, 15 + 11 Whiteside, 19 + 4 + 5 Clarkson). Es 25-9 para el Jazz, dos juegos detrás de Warriors y Suns, y un terrible 13-21 para los Blazers, a un juego y medio del décimo lugar barato en el Oeste. Damian Lillard y Norm Powell anotaron 32 puntos cada uno.

El incidente de los Mavericks en Sacramento

En el último partido del día los Mavericks sostuvieron otro de esos no tiene precio gana sin Luka Doncic, que sigue los protocolos COVID. Todo lo que rascan sin el esloveno es oro, por eso esta derrota en Sacramento fue particularmente dolorosa, ante reyes débiles y en el último segundo: 3 puntos a la bocina, desde la esquina derecha, de Chimezie Metu, y final 95-94. Fue un partido muy flojo, en el que los Mavs no aprovecharon su buen inicio para un mal segundo cuarto (35-13). Jalen Brunson (25 puntos, 6 asistencias) y Kristaps Porzingis (24 y 7 rebotes), sacaron a unos Mavs con muchas derrotas, que aún tenían el balón para condenar, pero Porzingis no dio en el blanco y dejó vivos a unos reyes que se dieron la alegría final con el triple de Metu. Permanecen en 15-21, abandonando la zona de juego. Para los Mavs es 16-18, octavo en Occidente.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.