La otra guerra energética: Iberdrola y Endesa chocan con Naturgy, Cepsa y Repsol por el impuesto sectorial

Actualizado

Los jefes de la electricidad piden ‘coherencia’ con la propuesta de Bruselas, que prevé un impuesto que no afectaría a este tipo de empresas en España

La ministra para la Transición Ecológica, Teresa Ribera, tras el Consejo de Ministros.JUAN CARLOS HIDALGOEFE

La Aelec reabrió durante su IV Congreso del mismo nombre una lucha encubierta en el sector energético: quién debe pagar los impuestos por los beneficios «caídos del cielo» durante la actual crisis. Los empresarios eléctricos -sus socios son EDP, Endesa e Iberdrola- exigen «coherencia» y se alinean con la propuesta de la Comisión Europea Avanzado por su presidente, Úrsula Von der Leyen en su reciente discurso sobre el estado de la UE. Es decir, apuntar a los beneficios, no a los ingresos, y hacerlo de forma que, en el caso español, afectaría más a las empresas de petróleo y gas. El Ministro de Hacienda, María Jesús Monteromostró recientemente su predisposición someterse «a lo que ofrezca la UE».

Durante el acto, el presidente de Aelec, marina serranopidió que el impuesto que España debe aprobar sea «coherente» y «coherente y armonizado» con lo que está pasando en Europa, según prensa europea. También negó «ventajas tan extraordinarias» y aseguró que las compañías eléctricas «quieren» volver a la normalidad de precios también. alpinista señaló directamente al gas natural como «la raíz del problema». También se presentó un informe de la AFI al Congreso que muestra que las empresas petroleras obtuvieron grandes ganancias en los primeros seis meses del año. El estudio, subraya la organización en un comunicado de prensa, “confirma que las compañías eléctricas no experimentaron los llamados beneficios extraordinarios”.

Aunque recientemente la posición de España se ha acercado a la de la Comunidad, no siempre ha sido así y las propuestas, aún no aprobadas, eran diferentes. Bruselas opta por gravar los beneficios, mientras que la medida del Gobierno evaluar los ingresos. La diferencia no está sólo en la forma, sino también en el alcance: con la herramienta comunitaria quedarían fuera las empresas energéticas que no operan con hidrocarburos, mientras que con el Ejecutivo español, no.

Las grandes compañías de gas y petróleo estarían incluidas en ambos casos siempre que facturaran más de 1.000 millones de euros en 2022. La Comisión Europea sí plantea una redistribución en el caso de las energías inframarginales, pero sólo cuando superen los 180 euros por megavatio horalo que en la práctica excluiría a Iberdrola y Endesa en España.

Una de las claves de la diferenciación reside en el funcionamiento del mercado mayorista. Las fuentes renovables o nucleares tienen poco costo de producción, más allá de la inversión inicial en infraestructura. Una vez amortizada, pueden ofrecer su electricidad en este mercado a precios muy bajos y obtener ventajas que, cuando el precio del megavatio-hora se fija en función de la última fuente en entrar en la subasta, es decir, la más cara, que en la crisis actual es gas-, son mucho más altos que en otros tiempos. Esperan recaudar 117.000 millones de euros, pero no en España, donde ya hay un límite y está muy por debajo, en 67 euros por megavatio hora.

El mercado se constituye así, en parte, para impulsar las energías renovables y la Comisión no quiere interferir en los objetivos de transición fijados para 2030 y 2050. En cualquier caso, Bruselas hace una distinción entre quienes usan gas y quienes no. , del mismo modo que señala con el dedo a las petroleras, que también habrían incrementado sus beneficios con la subida del precio del crudo y mayores márgenes en refino: habrá una aportación solidaria de hasta el 33% sobre la ganancias de 2022 que son más del 20% de aumento en comparación con las ganancias promedio de los tres años anteriores.

Detrás de las medidas de recaudación se esconden cifras extraordinarias que, en todo caso, las energéticas niegan. Lors du dernier tour de présentation des résultats, malgré le fait que dans de nombreux cas des chiffres record aient été annoncés – ou, du moins, jamais vus depuis des années -, le message dans le secteur était similaire : la situation est également complexe pour las empresas. La incertidumbre, el gasto vertiginoso o los peores resultados en España han sido algunos de los peros con los que se anunció este dato. Cuando tuvieron que utilizar plantas a gas, alegaron, no pudieron trasladar el alto costo del combustible a los clientes con tarifas fijas, ya que estas se habían negociado antes de la crisis. También adelantaron su predisposición a defenderse de las medidas lo consideran arbitrario.

Según los criterios de

El proyecto de confianza

Saber más

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.