La importancia del cuidado de la cicatriz de la episiotomía

La episiotomía es una de las prácticas más controvertidas en el parto en la actualidad. Hace unos años estaba muy implantado, llegando incluso a ser parte habitual del parto; pero hoy en día, hecho de que en algunos casos. La episiotomía es una incisión del perineo que se realiza durante el parto, y se realiza “para aumentar los diámetros del tercio inferior de la vagina, el anillo vulvar y el perineo”, especifica María José Gómez, matrona de las escuelas primarias de atención y el Juan Marcos Centro de Fisioterapia (www.juanmarcosfisioterapia.com).


Esta técnica comenzó a utilizarse “a partir de los estudios aportados por Pomeroy en 1918 y por De Lee en 1920, convirtiéndose en una práctica rutinaria en lugar del uso selectivo practicado hasta entonces. Los argumentos esgrimidos para utilizar esta técnica de forma indiscriminada fueron los siguientes: reducción del dolor en la fase de dilatación, prevención del daño fetal tras un período expulsivo prolongado, prevención del prolapso uterino y preservación del integridad del suelo pélvico y el orificio vulvar. Sin embargo, no hay suficiente evidencia científica lo que garantiza la obtención de estos beneficios con la práctica de esta técnica en forma rutinaria y, más aún, que los beneficios superen los riesgos de su práctica”, explica la matrona.

En efecto, en la actualidad es fundamental el criterio de la Organización Mundial de la Salud (OMS), “que indica que no es necesaria una episiotomía de rutina, debe hacerse selectivamente o en caso las entregas son complicadas. Mientras que las indicaciones para realizar esta técnica, según la Sociedad Española de Ginecología (SEGO), son las siguientes”, indica la matrona:

  • Materno: perineo inelástico o muy resistente, perineo muy musculoso o muy corto (
  • Fetal: estado fetal que aconseja parto rápido del feto y partos instrumentales.

©Adobe Stock


Cómo son los cuidados de la episiotomía en el posparto inmediato

Por lo general, la recuperación después de una episiotomía es complicada y dolorosa, con posibilidad de infección en algunos casos. Para evitarlo, los cuidados deben ser fieles a las indicaciones del ginecólogo o la matrona; Por su parte, la experta nos da las siguientes indicaciones:

  • Inmediatamente después del parto se pueden utilizar compresas frías o hielo local indirecto para disminuir la inflamación Y ayudar aliviar el dolor.
  • Debe ser hecho lavado varias veces al día con agua tibia y jabón cicatrizante neutro.
  • A tener que evitar aplicar yodo en la cicatrizya que su absorción conduce a la excreción de sus metabolitos en la leche materna y perjudica la función tiroidea del recién nacido o distorsiona la “prueba del talón”.
  • es fundamental mantener el lecho de la herida limpio y secoevitando arrastrar los ejercicios con la toalla al secarse.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.