El sector privado todavía tiene 100.000 trabajadores menos que antes de la crisis

Año 2022 cerrado con la creación de 776,478 empleos, que permitió recuperar las pérdidas de empleo ocurridas durante la pandemia y llevar el número de afiliados a la Seguridad Social al récord histórico de 19,82 millones de trabajadores, según datos publicados el martes por los Ministerios de Seguridad Social y Trabajo.

Aunque a nivel mundial el año se utilizó para cubrir la brecha de empleo causada por covid, el empleo real del sector privado aún no se ha recuperado por completo -sin contar las personas a las que todavía les afecta un Expediente de Ordenación del Trabajo Temporal (ERTE) y los autónomos que han cesado en su actividad-, y que a finales de 2022 tenían unos 100,000 trabajadores menos, como calculado Funcas.

En general, la afiliación a la seguridad social ahora 416.350 trabajadores más de los que tenían en diciembre de 2022, justo antes de que estallara la pandemia.

Sin embargo, en esta ganancia laboral, el mercados públicos y tambien a 124.087 trabajadores que todavía están registrados pero están en ERTE ya 108 178autónomo quienes estan en cese de actividad.

Del total de trabajadores de ERTE, hay 102.548 en COVID ERTE -49.685 con jornada reducida y 52.863 sin trabajo-, 20.124 en ERTE ETOP -por causas económicas, técnicas, organizativas o productivas ajenas a la pandemia- y 1.415 en ERTE por la erupción de Palma.

A pesar de que la matrícula efectiva no se ha recuperado por completo en el sector privado, el mercado laboral en 2022 tuvo un desempeño favorable, con un impulso particular de los sectores más afectados por la pandemia en 2022, como el hotelero (con un aumento del 17,7% en el empleo, 180.619 puestos de trabajo creados) o el actividades artísticas, recreativas y de entretenimiento (+ 16,24%, 37.654 puestos de trabajo).

Sectores como servicios sociales y de salud y la educación, en el que hay un peso significativo de empleo publicoTambién sacaron los datos con la creación de 53.648 y 41.128 posiciones respectivamente (+ 3,16% y + 4,11%).

94.000 parados más que en julio de 2022

El buen desempeño del empleo ha permitido que el número de personas registradas como desempleadas en las oficinas del Servicio Público de Empleo del Estado (SEPE, ex Inem), que se registró a finales de año 3.105.905 parados, 782.232 menos que hace un año.

Aunque el paro total del país es inferior al registrado antes del estallido de la pandemia (140.142 parados menos que en el primer trimestre de 2022), no ha podido repetir el mínimo registrado en julio de 2022, cuando el número total de desempleados alcance 3,011,433. Otras 94.472 personas tendrán que salir del paro para recuperar este terreno que no se alcanza desde 2022.

El Ministerio de Trabajo que dirige Yolanda daz Sacó su pecho de los datos y, lo más importante, la reducción del desempleo femenino y desempleo juvenil. Este último descendió un 39,57%, elevando el número de personas menores de 25 años inscritas en las listas de la SEPE a 275.469 jóvenes.

Sin embargo, esta cifra es muy inferior a la registrada por la Encuesta de población activa (EPA) publicado por el INE trimestralmente y según el cual existe en España 524.100 parados menores de 25 años.

Estos datos, comparados con el número de activos, son los que se utilizan para determinar que el tasa de desempleo juvenil en el campo supera el 31%, lo que sitúa a España como el segundo país de Europa con mayor tasa de paro en este grupo de edad, por detrás de Grecia (que registró un paro juvenil del 36,5% en noviembre según la OCDE).

En cuanto a las diferencias regionales, la afiliación ha aumentado y el paro ha disminuido en todas las comunidades autónomas, aunque Canarias y baleares Ocupan una posición de liderazgo dado el golpe que sufrieron en 2022 debido a la pandemia.

19,38 millones de contratos en 2022

A pesar de la mejora del empleo, España no logró romper el tan esperado récord de 20 millones de afiliados a la Seguridad Social, aunque el ministerio que preside José Luis Escrivá espera conseguirlo antes de junio.

En ausencia del covid-19, España podría haber llegado a finales de 2022 el 20,350,000 empleados en diciembre, según estimaciones BBVA Research, lo que confirma que el impacto potencial de la crisis sigue siendo significativo (-530.000 afiliados), subraya este servicio de investigación.

También señalan que, sin coronavirus, el desempleo podría haber caído a 2.950.000 parados. El impacto del covid-19 se estima en 160.000 desempleados, dicen.

Aunque el objetivo es alcanzar estas cifras en la primera mitad del año, No se esperan datos positivos para enero, porque es un mes donde tradicionalmente cae la membresía por el final de la temporada de rebajas en el comercio y el período navideño en el turismo.

El ministerio, además, nunca calcule los altibajos que ocurren el 31 de diciembre -Aunque es día laborable- en los datos de este mes, por lo que el 3 de enero se recoge el saldo neto de ese día, que siempre es negativo. En 2022, el 4 de enero, se registró la pérdida de 117.107 afiliados desde la Nochevieja 2022 y en 2022 la de 114.738 trabajadores en 2022.

La recuperación del empleo que se produjo el año pasado no fue suficiente para acabar con la precariedad. De hecho, para crear 776.000 puestos de trabajo, tuvieron que firmar en el país. 19,38 millones de contratos laborales.

el 90% de ellos (17,27 millones) fueron contrato temporal1,29 millones de contratos indefinidos a tiempo completo y 820.418 contratos indefinidos a tiempo parcial.

Colapso de la productividad

Llama la atención en 2022 que, si bien el empleo ha aumentado considerablemente, el repunte del Producto Interno Bruto (PIB) será más débil de lo que se pensaba inicialmente, lo que ha provocado una colapso de la productividad laboral por hora realmente trabajada.

De hecho, España ya ha recuperado el empleo antes de la pandemia, pero por el contrario, no podrá igualar su nivel de actividad antes de 2023, según diversos organismos internacionales. Si más trabajadores alcanzan un nivel de actividad menor, significa que el productividad de estos trabajadores es bajo, algo que tambien esto no ha sucedido en otros países de nuestro medio ambiente.

«Es verdad que Existe un cierto desajuste entre los datos sobre el empleo y los datos de las cuentas nacionales. Llama la atención y es bastante inusual en comparación con los países de nuestro entorno ya que en casa el crecimiento del empleo y el crecimiento del PIB, y por tanto el de la productividad aparente del trabajo, son muy similares ”, explicó ayer. Israel Arroyo, Secretario de Estado de Seguridad Social.

En España, sin embargo, con los datos disponibles a día de hoy, “hay un crecimiento muy fuerte del empleo, pero hay un menor crecimiento del PIB y por tanto un caída significativa de la productividad trabajo aparente. Está sorprendentes, no es común en nuestra historia reciente, y creo que las revisiones tenderán a reducir lo que es antinatural«, el Añadió.

Diferentes economistas intentan explicar este colapso de la productividad relacionándolo con cambio en la composición sectorial que se produjo en España tras la covid -con un menor peso de los sectores más productivos- y también en cambio de modelo de producción derivado de la pandemia.

Por ejemplo, las restricciones sanitarias impuestas a algunas empresas industriales les impiden mantener los mismos niveles de producción que antes de la pandemia.

Según los criterios de

El proyecto de confianza

Saber más

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.