El número de parados apenas se ha reducido en 163.000 bajo el Gobierno de Pedro Sánchez

Actualizado

España tiene tres de cada diez parados en toda la eurozona y medio millón de jóvenes menores de 25 años están en paro

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, así como los vicepresidentes Calviño y Díaz.J. BARBANCHO

España sigue acumulando datos, hitos y récords muy preocupantes en cuanto al paro. Por ejemplo, que por sexto mes consecutivo es la economía europea con la tasa de desempleo más alta. Además, duplica la tasa de paro media europea y la economía española ya es responsable de tres de cada diez parados registrados en el grupo de 19 países que componen la zona euro. Si miramos al resto de potencias europeas, las cifras son igual de impactantes, y si la comparación se hace únicamente con Alemania, el resultado es demoledor: España tiene casi dos millones más de parados mientras que ‘tiene 36 millones menos de habitantes’.

El gobierno siempre asume que tiene la posibilidad de que las cifras de empleo estén funcionando razonablemente bien o, al menos, mejor que el producto interno bruto (PIB) en apuros. Y esto es así, ya que la afiliación a la Seguridad Social ha tirado con cierta fuerza durante el último año hasta volver a los niveles anteriores a la Covid. Pero eso no impide que los datos del paro sigan siendo preocupantes ni que los logros del Ejecutivo de Pedro Sánchez en su conjunto parezcan algo escasos: desde que el actual presidente llegó al Palacio de La Moncloa, el número de parados apenas se ha reducido en 163.000 personas, según los datos publicados ayer por Eurostat: de 3,42 millones en junio de 2022 a 3,27 millones el pasado noviembre. Y si miras la tasa de desempleo, solo pasó del 15,1% al 14,1% en tres años y medio.

Por el camino, es cierto, la economía española sufrió su mayor recesión en tiempos de paz a causa del coronavirus. Pero es igualmente cierto que hasta el momento en que estalló la pandemia, hasta febrero de 2022, las cifras de reducción del desempleo habían sido igualmente insuficientes a pesar de los años de bonanza económica que disfrutó el país.

Además, el discurso del gobierno sobre la reanudación de la afiliación tras la crisis tiene cierta baza. Contrataciones importantes en el sector público, trabajadores en Expediente de Regulación Temporal de Trabajo (ERTE) y autónomos indemnizados están ayudando a recuperar cifras, pero en el sector privado todavía no llegan los datos de 2022. más de 100.000 afiliados.

Más. Los citados datos que difundió ayer la Oficina Europea de Estadística muestran que tampoco la tasa de paro y el número total de parados superó la crisis. Ambas cifras son ligeramente superiores a las registradas antes del Covid, cuando el Ejecutivo de Sánchez alcanzó su dato más bajo: un 13,8% de paro con 3,17 millones de parados.

El paro juvenil tampoco ofrece cifras específicamente alentadoras, aunque al menos España ha conseguido dejar de ser el país con la cifra más alta de Europa. Esta posición la ocupa ahora Grecia, con casi un 40% de paro entre los menores de 25 años tras el fuerte repunte registrado el mes pasado. La economía española, por su parte, ronda el 30% y el número total de Los jóvenes desempleados alcanzan el medio millón. Y la comparación con las cifras europeas muestra que, también en este caso, los datos de España duplican las medias de la UE y la eurozona. Sin embargo, otras potencias como Francia e Italia no escapan a este problema. Tanto es así que el país gobernado por Mario Draghi se acerca a España con un 28% de paro juvenil, y el que encabeza Emmanuel Macron llega al 17%.

Larga duracion

La publicación de Eurostat tuvo lugar el mismo día en que la Asociación de Empresas de Empleo y Trabajo Temporal (Asempleo) constató que Casi la mitad de los parados en España son parados de larga duración. “Además, el 27,5% estuvo desempleado por periodos muy largos [más de 2 años en búsqueda activa de empleo], lo que equivale a 940.400 personas y el 14,1% eran parados que llevaban más de 4 años sin empleo”, lo que representa cerca de medio millón de personas.

L’emploi précise également que «jusqu’à l’impact du Covid-19, la proportion de chômeurs de longue durée diminuait», mais «avec le déclenchement de la crise et la détérioration du marché du travail qui en a résulté, cet indicateur ha aumentado». Aun así, los datos bajaron en el tercer trimestre del año pasado.

Según los criterios de

El proyecto de confianza

Saber más

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.