Consejos para que los niños vuelvan a la rutina

Cualquier cosa que produzca cambios en la vida de un niño implica un cambio para ellos en varios niveles. Cambio de casa, inicio y final de las vacaciones de verano, cambio de colegio… Sucede «porque el cerebro percibe que no puede predecir lo que va a pasar y esta incertidumbre te pone ansioso“, nos cuenta la psicóloga infantil especializada en crianza, Emilia Aguilera (@criarsinmorirenelintento).

Es por esto que las rutinas estables y los días predecibles son la base de su estabilidad, así como, la importancia de la anticipación. Por ello, con la vuelta al cole, los niños deberán volver a las rutinas y horarios establecidos antes de las vacaciones de verano. “Lo ideal es hacer la transición antes de empezar las clases, para que el cambio de rutina no sea tan brusco, por ejemplo, ajustar los horarios durante ultima semana de vacaciones para que sean similares a los que se realizarán una vez iniciadas las clases. Cuanto más estables sean los días y más claros sean los niños y niñas sobre cómo se desarrollarán los días, mejor. Siempre teniendo en cuenta que los niños son muy específicos y que por lo general no basta con anunciarlos verbalmente, sino que en el caso de los más pequeños también es útil utilizar ayudas visuales”, recomienda la psicóloga.


Cómo restablecer las rutinas de estudio

Regresar a la escuela también significa asumir responsabilidades, incluida la tarea. Es fundamental que desde las primeras semanas se empiecen a establecer ciertos hábitos que generen en el niño la motivación, así como la responsabilidad. Los expertos recomiendan hacer esto siempre después de la vuelta del colegio, antes de empezar a jugar o dedicar su tiempo a las aficiones, porque, de esta forma, tendrán la motivación del juego después de haber realizado y completado sus tareas.

Pero, sin duda, los padres deben ser estricto y apegado a estos horarios y las rutinas porque sino es inútil. Como afirma el experto: “La primera llamada es de sentido común por parte de los padres. Entiende que no puedo llevar a un niño de 0 horas de estudio a 6 horas de escuela y 3 horas de tarea. Estas los horarios deben ser estables y también, aumentarlos gradualmentesin dejar de tener en cuenta que se ha demostrado que hacer los deberes no es necesario y les estresa más que contribuye al aprendizaje, por lo que es mejor organizar sesiones cortas que largas horas de deberes».

Y no olvides la importancia del juego Y cuantas más aficiones tengan los niños, ¡mejor! «El juego libre es el principal motor del aprendizaje. para los niños, por lo que privarlos de la oportunidad de jugar para dedicar más tiempo al colegio o a los deberes es absolutamente contraproducente para el desarrollo cerebral, y lo mismo ocurre con el uso de pantallas”, explica la psicóloga.

©AdobeStock



Cómo reajustar los horarios de sueño de los más pequeños

Quizás una de las cosas más difíciles sea cambiar tu reloj biológico al que hay que «decirle» que ya no te puedes levantar a las 10 u 11 de la mañana, sino que hay que madrugar como antes de verano. Si ya es difícil para los adultos, ¡más aún para los niños! Pero no olvidemos que, dependiendo de su edad, madrugar no es algo raro para ellos, sino una constante.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.