Cómo lidiar con la falta de sueño con un bebé

Los bebés recién nacidos tienen sus propios hábitos de sueño que no tienen nada que ver con los de sus padres. Así que la mayoría de ellos se despiertan cada pocas horas, día y noche. El es una forma de asegurar su supervivencia, ya que necesitan comer muy a menudo y sentirse seguros al lado de sus cuidadores.

Pero no es fácil para los padres fragmentar su descanso, menos aún si ya han incorporado sus obligaciones profesionales o si tienen otros hijos a cargo. El cansancio puede ser muy elevado, y hay que intentar gestionar la situación para aprovechar al máximo los momentos de sueño que se pueden dar a lo largo del día.

Un sueño interrumpido cada noche

Hay muy pocas personas afortunadas que continúan durmiendo durante los primeros seis meses de vida de sus hijos. Así, un estudio realizado por Emma, ​​quiso saber cómo son el resto de padres. Las conclusiones de este barómetro del sueño son que solo el 5% de los padres que tienen bebés de entre 0 y 6 meses consiguen dormir ocho horas seguidas por la noche.

Hasta El 43% de los encuestados admite que no puede dormir más de una, dos o tres horas seguidas por la noche y el 17% de los encuestados dijo dormir mal todas las noches. Se trata pues de una situación muy habitual, pero no por ello menos agotadora.

¿Cómo recuperar las horas perdidas en la noche?

En los primeros meses (o a veces incluso en los primeros años de paternidad), el ritmo de sueño de los niños va a ser así, y la única solución es adaptarse a este nuevo ritmo. En este sentido, Theresa Schnorbach, psicóloga especializada en terapia cognitivo conductual para el insomnio y científica del sueño de Emma, ​​asegura que los padres pierden la posibilidad de dormir toda la noche, aunque «pueden encontrar el momento para dormir, pero no siempre». «. en una sección ininterrumpida.

Es cierto que no podemos dormir, como antes, toda la noche, pero es importante ganar lo que se denominan períodos de «sueño acumulado». Son tiempos que también cuentan en el cómputo global del descanso de los adultos. Precisamente, el citado estudio de Emma muestra cómo cuatro de cada diez padres duermen la siesta durante el día para intentar recuperarse de las pocas horas de descanso de la noche.

Rutinas para que las horas de sueño sean más productivas

Cuando duermes poco o hay pocas oportunidades para descansar todo lo que necesitas, debes intentar que este tiempo sea lo más eficiente posible. Estos son los consejos de Emma para aprovechar al máximo las horas de sueño:

  • Evita las rutinas dañinas. Al final del día, es recomendable no tomar estimulantes, como la cafeína, y comer ligero, dejando las comidas pesadas para otro momento. También, es importante reducir el tiempo de pantalla “al menos dentro de las dos horas antes de acostarse”. El descanso también se ve favorecido con una buena temperatura en el dormitorio.
  • Para hacer ejercicio físico. El deporte es un aliado contra el cortisol, la hormona del estrés. Por lo tanto, «incluso un ejercicio ligero ayudará a liberar endorfinas», que pueden aumentar la energía y mejorar el estado de ánimo.
  • Trate de enlazar cuatro horas de sueño. El sueño fragmentado es una de las principales causas de la fatiga, por lo que, siempre que sea posible, intente descansar cuatro horas juntas.
  • Siga la rutina de sueño del bebé. Especialmente las madres que se están recuperando del período posparto deben tratar de dormir cuando su bebé duerme. El cuerpo ha hecho un gran esfuerzo tanto durante el embarazo y el parto como en las primeras semanas de cría y necesita descanso. Aunque hay otras cosas pendientes por hacer, la prioridad debe ser el descanso de la madre con su bebé. Lo ideal es que todo lo que puedan hacer los demás, como las tareas del hogar, se delegue para que ella pueda descansar.
  • Reduce el estres. Tener un hijo es también, en muchas ocasiones, una experiencia estresante por la cantidad de situaciones nuevas a las que hay que enfrentarse y el cansancio acumulado. Siempre que sea posible, es recomendable dedicar unos minutos al día a relajarse realizando una actividad uno mismo.
  • Pase tiempo al aire libre con el bebé. La exposición a la luz del día ayuda a que los adultos y los niños descansen mejor. Por eso se recomienda encarecidamente dar un paseo diario con el niño en horas frescas pero bien iluminadas.


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.