Bruselas aboga por una inversión de 500 millones hasta 2050 en nueva energía nuclear como transición hacia una energía libre de carbono

Actualizado

El comisario de Mercado Interior defiende así la inclusión de la energía nuclear entre las denominadas energías “verdes”.

Central nuclear de Almaraz (Cáceres)Alberto de LolliEL MUNDO

La transición a la energía libre de carbono en la Unión Europea debe incluir parte de la energía nuclear para alcanzar los objetivos y ello supone una inversión de medio billón de euros en nuevos reactores atómicos de aquí a 2050, según el comisario europeo de Mercado Interior , Thierry Bretón.

significa dedicar unos 20.000 millones de euros al año para reactores de nueva generación, que se sumarán a los 50.000 millones necesarios de aquí a 2030 para poder mantener en funcionamiento las actuales centrales nucleares, explica el comisario francés en una entrevista que publica este domingo Le Journal du Dimanche.

Breton defiende con este argumento la polémica propuesta del Ejecutivo comunitario de integrar la energía nuclear en su taxonomía de las llamadas energías «verdes», que es una forma de incentivar la llegada de capital para este tipo de proyectos en condiciones favorables.

En línea con la posición del presidente francés, Emmanuel Macron, que anunció su intención de lanzar la construcción de nuevos reactores para renovar el parque actual que produce el 70% de la electricidad del país, el comisario reconoce haber apoyado siempre la inclusión de la nuclear en esta taxonomía. El motivo es que, en su opinión, la energía nuclear «es uno de los vectores de la transición energética y por eso no podría quedar excluida de la taxonomía».

Agrega que actualmente en toda la Unión Europea la energía nuclear aporta el 26% de la producción eléctrica y que con la transición se estima que será necesario duplicar la producción eléctrica en los próximos 30 años.

Teniendo en cuenta el actual proceso de transición y la situación del parque actual de la central nuclear, precisa que los expertos estiman que el peso de la energía nuclear caerá a menos del 15% en 2050.

Pero a medida que aumenten las necesidades de electricidad, Breton insiste en que la producción de energía nuclear tendrá que aumentar, especialmente porque algunas de las plantas más antiguas tendrán que cerrar en los últimos años.

Por eso insiste en que “Incluir la nuclear en la taxonomía es crucial para que el sector pueda atraer todo el capital que necesita” ya que prevé «una carrera» para atraer inversiones de diferentes fuentes de energía.

En este sentido, recuerda que se necesitarán 65.000 millones de euros al año para energías renovables ya ello habrá que sumar 45.000 millones de euros al año para adquirir infraestructura de red.

Francia fue uno de los países que más presionó para integrar la nuclear en la taxonomía europea de las energías verdes, a la que se oponen Alemania, Austria y España, entre otros.

Breton recuerda que los Estados son soberanos a la hora de elegir las energías que utilizan y que la «responsabilidad colectiva» es centrarse en los medios que deben desplegarse en toda la UE para conseguirlo. el objetivo de cero emisiones netas de dióxido de carbono para 2050.

Un objetivo para el que -subraya- la energía nuclear tiene «un papel fundamental» para alcanzar la neutralidad en carbono a mediados de siglo.

Según los criterios de

El proyecto de confianza

Saber más

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.