Barreda se fractura la clavícula

Bastaba ver cómo salía de su tráiler ante los vítores del equipo Honda cuando aún no había amanecido en Riad para darse cuenta del dolor que sufría. Barreda. El de Castellón sufrió una caída en la quinta etapa golpeando al hombre, y el viernes por la mañana se supo que estaba a punto de tomar la salida el siguiente con una clavícula rota que lo deja muy empobrecido de cara a la guerra en la que las motos son para la victoria. La neutralización de la sexta jornada fue bien, sólo perdió cinco minutos, pero son seis más.

“El objetivo era intentar seguir en carrera y sufrí mucho. A ver…”, Joan, que intentaba mover lo menos posible ese hombro pero tenía «mucho dolor» encima de la moto, dijo: «Sobre todo en zonas de roca y arena había que parar casi en cero por baches y peligros». “La clave es intentar que no empeore y que la inflamación no aumente con el paso de los kilómetros. Si sigo así, intentaré gestionar la situación para continuar la carrera todo lo que pueda”, apunta.

Porque, de momento, el abandono no está en sus planes. Aprovechará la jornada de descanso del sábado para recuperarse lo máximo posible, aunque ya no considera que la lucha por la victoria sea el objetivo, se contenta con terminar el rallye: «La carrera es complicada, está claro. Ya estaba desde el primer día con una pérdida de 40 minutos, teníamos que apretar todos los días para recuperar tiempo y vino el choque. El objetivo principal ahora es lograr la meta». Veremos cómo evoluciona, pero Barreda tiene otro Dakar retorcido.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.